The Broken Circle Breakdown [Felix Van Groeningen]

“Sin música la vida sería un error”

“Sin música la vida sería un error”

La historia es muy sencilla, trágica, pero sencilla. Sin embargo, no la entendemos del todo hasta casi el final. Pero eso no es lo más importante. Que un hombre ateo y apasionado por el bluegrass y el Sueño Americano y una mujer con creencias religiosas pero liberales se enamoren, follen apasionadamente, canten juntos, vivan juntos, tengan una hija juntos y luego presencien cómo todo su sólido mundo personal de desmorona encima de ellos no es la historia más original que se haya visto en la historia del cine. No obstante, conmueve, impacta, te hace decir “mierda” varias veces y, lo más importante, te hace disfrutar cada canción como si se tratara de un concierto íntimo.

The Broken Circle Breakdown (Aka: Alabama Monroe), film de director belga Felix Van Groeningen nominado al Óscar por película extranjera y una de las cintas europeas más taquilleras de 2013, roza el melodrama pero no es un melodrama, se ampara en la música sin ser un musical y describe la intensidad de una relación de pareja sin por eso llevar la etiqueta melosa de un Chick-flick. Es un drama bien construido con buena –muy buena- música como complemento esencial, porque este film sin las canciones que interpretan Elise (una brillante Veerle Baetens) y Didier (Johan Heldenbergh, coautor de la obra de teatro en que está basado el guion) no sería lo mismo y no ameritaría quizás ninguna reflexión.

Y, de nuevo, un cuestionamiento: ¿cómo reflexionar de manera racional sobre algo tan emocional como es la música? Podría ser simplemente el puente de enlace y desenlace de ambos personajes, de un hombre  que cuestiona todo lo que conoce excepto su pasión por el banjo y su grupo amateur y una mujer tatuadora que se toma la vida con una –paradójica- firme ligereza ilustrada en los tatuajes de su piel. Y allí viene el primer encuentro, donde Didier interpela a Elise en el mostrador de su tienda sobre cómo una persona es capaz de perpetuar una imagen en el cuerpo, una imagen que no va a cambiar aunque la persona sí cambie, a lo que ella responde que no hay ningún problema, que un tatuaje se borra con otro tatuaje, y le muestra los ejemplos de los nombres de sus antiguos amantes, reemplazados uno a uno con la determinación que muestran los seres humanos cuando el amor se acaba: ante la inacción del incrédulo se plantea la solución práctica de la impulsiva. Se forma el círculo y se considera irrompible (“Will The Circle Be Unbroken”).

La película se recita en dueto.

Un dueto compuesto por dos sólidas actuaciones: Veerle Baetens y Johan Heldenbergh.

La complementación perfecta de la pareja –que se aman sin tregua en su vida privada y que lo demuestran con sus armónicos duetos sobre los escenarios- parece romperse con la llegada de un bebé inesperado. Pero inmediatamente este nuevo sujeto solo acelera el proceso de unión, de conformación de un mundo particular e íntimo en una hacienda lejana de un campo de Bélgica que bien podría ser un campo de Alabama (más allá del idioma, no hay muchos indicios de una identidad nacional). Y, de nuevo, las canciones, porque sin ella esta historia sería plana y unidimensional: que dos belgas afirmen tan alegremente que llevan el country en sus genes (“Country In My Genes”) es algo que jamás pensé que podía sonar tan bien.

Pero la enfermedad de la hija es la piedra en el camino, la prueba donde la fe de ella y el raciocinio de él interrumpirán su baile armonioso. Maybelle (interpretada por una talentosísima Nell Cattrysse) interpela a sus padres mientras padece los estragos de la leucemia: la falsa vida de las estrellas que vemos en el cielo o el cuerpo sin vida de un pájaro ponen en relieve la fragilidad de su propia existencia.

El nombre de un hijo no se borra del cuerpo como el nombre de un amante. El luto abre el paso a la(s) culpa(s), los reproches, los arrepentimientos, pero, más que nada, abre paso al vacío: una instancia donde las actividades triviales y rutinarias que componen los días se paralizan y con ellos el sentido mismo de seguir compartiendo tu vida con otra persona. Didier se aferra primero a lo que queda, ellos dos, razón suficiente para continuar. Elise se aferra a los rastros que dejó su hija en la tierra, señales tan naturales como místicas que cumplen su llamado a la memoria.

El complemento ya no funciona. Cuando ella decide seguir su consejo y trata de continuar esa vida anterior que parece lejana, él encuentra a un culpable materializado en la figura de un George W. Bush que se opone a los avances médicos que trae la experimentación con células madres. El sueño americano se derrumba aún muy lejos de América, frente a los focos de un escenario luego de que ambos canten por última vez “If I Needed You” (uno de los mejores temas de la banda sonora).

De espaldas, Elise y Didier interpretan su última canción.

De espaldas, Elise y Didier interpretan su última canción.

Y es así como el círculo se rompe (aunque su paso por el mundo quede marcado en la piel de Elise), en una historia expuesta en fragmentos entre el pasado y el presente, saltos temporales logrados con un buen uso del montaje alternado, con las elipsis necesarias para hacer que el espectador vaya armando las piezas hacia un final tan inesperado como trillado -en mi opinión, el punto más débil del film-, pero que sobrecoge por –una vez más- las vibrantes notas del bluegrass.

The Broken Circle Breakdown quizás no cambiará la historia del cine, pero es junto a Blue Valentine la mejor película contemporánea sobre el desencanto amoroso, y junto a Inside Llewyn Davis la mejor banda sonora de 2013. Un reto para todo sujeto soberbio que afirma que “ya lo ha visto todo y ya nada lo hará llorar” e imprescindible para todo el que disfrute una conjunción casi perfecta entre música y celuloide.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: