Woody Allen: “Todo lo demás es una tragedia”

Woody-allen-retrato-01

Retrato por Terry Richardson para la WSJ Magazine.

Traducimos esta entrevista realizada y publicada originalmente en The Talks a uno de los directores más aclamados del mundo que, con su particular personalidad y su incomparable talento productivo, ha creado incontables personajes memorables y elocuentes, que se pasean por los conflictos existenciales de la naturaleza humana, las inseguridades, las traiciones, las pulsiones y, sobre todo, esa relación tan problemática entre el sexo y el amor. Sus complejos, sus miedos, su sentido del humor y su visión tan clara y a la vez pesimista de la vida son reflejados en esta conversación:

 

Sr. Allen, ¿realmente cree que es imposible alcanzar la felicidad en la vida?

Esa ha sido y será siempre mi perspectiva de la vida. Y tengo una visión muy sombría y pesimista de la misma. Siempre ha sido así, desde que era un niño; no es algo que ha empeorado ni nada por el estilo. Siento que es que es una experiencia triste, dolorosa, de pesadilla, sin sentido y que la única manera en que puedes ser feliz es si logras convencerte de ciertas mentiras, de engañarte a ti mismo.

 

Creo que es acertado decir que la mayoría de las personas están en desacuerdo con esa perspectiva.

Pero yo no soy la primera persona que dice eso, ni siquiera la más elocuente. Ya lo había dicho Nietzsche, Freud, Eugene O’Neill. Uno debe creer un engaño para poder vivir. Si miras la vida con demasiada honestidad y claridad, se convertirá en algo inaguantable, porque tendrás que admitir que es una experiencia bastante sombría.

 

Me cuesta imaginar a Woody Allen teniendo una vida tan difícil…

He tenido bastante suerte y he hecho con mi talento una vida productiva, pero todo lo demás que conforma lo que soy no es tan bueno. No soy bueno haciéndole frente a la vida, incluso en las cosas más simples. Esas cosas que son un juego de niños para  la mayoría de las personas, para mí son un trauma.

 

¿Me puede dar un ejemplo?

Haciendo el check in en un aeropuerto o un hotel, manejando mis relaciones con otras personas, salir a caminar, cambiando cosas en una tienda… He trabajado en la misma máquina de escribir Olympus desde que tenía 16 años –y sigue luciendo como nueva. Todas mis películas fueron escritas en esa misma máquina, pero recientemente no he podido cambiar el color de la cinta por mí mismo. Ha habido ocasiones en que he invitado a personas a cenar solo para que puedan me cambiar la cinta. Es una tragedia.

 

¿Desconfía entonces de las cosas buenas de la vida?

La vida está llena de momentos que son buenos –ganar la lotería, ver a una mujer hermosa, una cena grandiosa- pero todo lo demás es una tragedia. Existen oasis que son muy placenteros. Por ejemplo, una película como El séptimo sello de Bergman es una gran tragedia, pero hay un momento donde él está sentado junto al niño bebiendo leche y comiendo fresas salvajes. Pero luego ese momento hermoso pasa y regresas a lo que es verdaderamente la existencia.

 

¿Es igual de pesimista acera del amor?

Es que eres más dependiente de la suerte de lo que crees. La gente dice que si quieres tener una buena relación, debes trabajar por ello. Pero no escuchas eso acerca de cualquier otra cosa que realmente te guste, como navegar o ir a un partido de fútbol. Tú nunca dices: tengo que trabajar en eso. Simplemente lo amas. Por eso, no puedes trabajar en una relación; no puedes controlarlo. Debes tener suerte mientras afrontas la vida. Si no tienes suerte, entonces debes prepararte para cierto grado de sufrimiento. Es por eso que la mayoría de las relaciones son tan difíciles y tienen conllevan cierto grado de sufrimiento. Las personas se mantienen juntas por la inercia, porque ya no tienen la energía. Porque tienen miedo a la soledad, o porque tienen hijos.

 

¿Puede un hombre amara a dos mujeres al mismo tiempo?

Más de dos. (Risas) Yo creo que sí. Eso por eso que el romance es algo difícil y doloroso, es una cosa muy dura y muy complicada. Puedes estar con tu esposa, felizmente casado, y de repente conoces a una mujer y te enamoras de ella. Pero amas a tu esposa, también. Y también amas a la otra mujer. O ella puede conocer a otro hombre y enamorarse de él mientras te siga amando a ti. Y luego conoces a otra persona y ahora hay tres. (Risas) ¿Por qué una sola persona?

 

Las cosas se pueden poner un poco engorrosas para alguien que siga su consejo…

Es importante tener autocontrol porque la vida se tornará muy complicada si no lo haces, pero el impulso está a menudo allí para la gente. Algunos dirán que la sociedad debería ser más abierta. Eso no funcionaría tampoco. Creo que es una situación de perder-perder. Si persigues a la otra mujer, es una situación de pérdida y no será bueno para tu relación o tu matrimonio. Si tu matrimonio es abierto y se te permite, eso tampoco es bueno. No hay manera, al final, de ser feliz al menos que tengas mucha suerte.

 

¿Usted llora alguna vez?

En el cine, siempre. Es probablemente uno de los únicos lugares donde he llorado, porque tengo problemas para llorar. En Hannah y sus hermanas había una escena donde yo tenía que llorar, y trataron todo para lograrlo, pero fue imposible. Soplaron cosas sobre mis ojos y no pude llorar, pero en el cine sí lloro. Es como mágico. Viendo el final de El ladrón de bicicletas o Luces de la ciudad. Es el único lugar –nunca en el teatro y casi nunca en la vida.

 

Usted solía ser el protagonista en casi todas sus películas, pero en los años recientes ha aparecido cada vez menos en ellas. ¿Por qué?

Solo porque no hay un buen personaje para mí. Por años yo interpreté el papel romántico principal, pero luego no he podido hacerlo otra vez porque estoy muy viejo. Simplemente ya no es divertido hacer el papel del tipo que se queda con la chica. Podrás imaginar lo frustrante que es cuando hago estas películas con Scartlett Johansson o Naomi Watts y los otros tipos se quedan con ellas. Yo soy el anciano que está por allá que es el director. Eso no me gusta. Me gusta ser aquel que se sienta en el restaurante en oposición a ellas, las mira a los ojos y les dice mentiras. Así que si no puedo hacer más eso, ya no es divertido salir en las películas.

 

¿Qué opina sobre envejecer?

Me parece una pésima oferta. No hay ninguna ventaja en envejecer. No te vuelves más inteligente, ni sabio, no obtienes más cariño, ni amabilidad, nada bueno pasa. Tu espalda te duele más, sufres más indigestiones, tu vista no es tan buena, necesitas un artefacto para escuchar. Es un mal negocio ponerse viejo y yo te aconsejaría no hacerlo si pudieras evitarlo. No tiene ninguna calidad romántica.

 

¿Dejarás de hacer películas algún día?

Sencillamente disfruto trabajar. ¿En qué otro lugar podría desarrollar la ambición? Como artista, siempre estarás esforzándote haca un logro definitivo pero que nunca parece llegar. Haces una película y el resultado siempre pudo haber sido mejor. Lo intentas otra vez, y fallas de nuevo. De alguna manera yo encuentro ese proceso divertido. Nunca pierdes de vista tu meta. Yo no hago mi trabajo para tener dinero o romper récords de taquilla, simplemente trato de hacer las cosas. ¿Qué pasaría si logro alcanzar la perfección en algún punto? ¿Qué haría entonces?

 

Lee la entrevista original en inglés publicada el 20 de julio  del año 2012 en: the-talks.com/interviews/woody-allen/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: