‘La Ciénaga’ [Lucrecia Martel]: el cine que transpira

Mecha (Graciela Borges), con un tinto de verano encarna los rituales de la inercia

Mecha (Graciela Borges), con un tinto de verano, encarna los rituales de la inercia

El mejor escenario del verano es, y siempre será, la playa. No importa el género, director o época, una película ambientada en la estación del asueto se expande dentro del imaginario de la costa, entre el sol y la arena. Pensemos es esa famosa  –quizás la más famosa en la historia del cine- escena de amor de From Here to Eternity donde Burt Lancaster y Deborah Kerr se revolcaban entre las olas.

Pero la playa no sólo remite a pasión y diversión, otros filmes como L’Avventura de Antonioni, donde el océano es el inicio de una pérdida y de una búsqueda infructuosa, que termina con la auto-condena moral de los personajes trastornados y enamorados interpretados por Monica Vitti y Gabriele Ferzetti.  O en La Dolce Vita de Federico Felini, donde la ballena muerta en la orilla hace que un grupo de personas trasnochadas y con resaca de lujuria, alcohol y banalidad, reciban la luz del sol en un ritual del desperdicio, apreciando una bestia que nada les dice ni les hace sentir, ante el cuestionamiento existencial de Marcello (Marcello Mastroianni), un personaje testigo sumergido una pasividad similar a la del cuerpo muerto entre el ir y venir de las olas.

La playa es, por lo tanto, un lugar de principio y de fin, un entorno iniciático, revelador, de concepción y destrucción, donde conviven los conceptos de paraíso y de tormenta dentro de una armonía tan natural como enigmática.

Pero la costa me desvió del destino principal de esta entrega: el verano. Y la verdad es que, pensándolo mejor, la última película auténticamente veraniega que vi no se desarrolla en la playa (de allí el peligro de toda generalización como la que inició este texto), sino en la selvas nubladas de la Argentina, específicamente en la provincia de Salta. Me refiero a La Ciénaga, esa joya que dirigió Lucrecia Martel y que pone en escena la auténtica naturaleza del verano del sur, húmedo y asfixiante, que te sumerge en el letargo y que, si te descuidas, te puede matar lentamente, como si hubieses caído en una imperceptible arena movediza.

Momi (Sofía Bertolotto) y su hermano mayor, José (Juan Cruz Bordeu), ven morir el atardecer desde una descuidada pileta.

Momi (Sofía Bertolotto) y su hermano mayor, José (Juan Cruz Bordeu), ven morir el atardecer desde una descuidada pileta.

Todo esto es personal, es imposible pensar en el verano de forma impersonal (quizás lo lograría con el invierno, pero jamás con el verano), y ver a un grupo de hermanos perdidos entres las horas de unas vacaciones que parecen eternas, invirtiendo los minutos en rituales tan improductivos como recitar frases pegajosas a través de un ventilador, observar a una vaca ahogarse en las trampas del pantano o dormir sin límites en las habitaciones que son refugio del calor y del sol, me recuerda a tantas vacaciones de mi propio pasado infantil (con o sin playa).

Es difícil catalogar a La Ciénaga. Tiene elementos sutiles de comedia, pero jamás será una comedia. Tiene elementos claro de un drama, pero tampoco se corresponde a una tragedia predecible. Me niego rotundamente a catalogarla como ‘naturalista’. Tampoco en el lugar común: ‘es una historia sin historia’.  Lo único certero que puedo decir sobre La Ciénaga es que es una película que te hace transpirar tanto como lo hace el verano. Una sensación que pocas cintas me han causado, quizás es la única. Pero si el séptimo arte invoca la risa y las lágrimas, ¿por qué no puede provocar el sudor?

Por Benjamín Gáfaro – @bengafaro

Título: La Ciénaga

Año: 2001

Países: Argentina, Francia, España.

Duración: 103 minutos

Dirección: Lucrecia Martel

Guion: Lucrecia Martel

Cinematografía: Hugo Colace

Edición y Montaje: Santiago Ricci

 

Reseña publicada originalmente para la revista Nos.3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: