Por qué ‘Interstellar’ es una buena y una mala película al mismo tiempo

Matthew McConaughey interpreta al piloto Joseph Cooper, líder de la travesía espacial.

Matthew McConaughey interpreta al piloto Joseph Cooper, líder de la travesía espacial.

Christopher Nolan divide al público. De hecho, si hacemos una lista de los cineastas actuales que generan reacciones de idolatría y odio por partes iguales con sus obras, colocaría a Nolan en el primer lugar, incluso sobre Lars von Trier o Harmony Korine. La razón: el director de The Dark Knight se ha propuesto cambiar el cine, crear hitos, separar con un antes y un después, entre géneros diversos pero siempre con narraciones que cuestionan la naturaleza humana y la ponen al límite. Por supuesto, el resultado de tal osadía genera reacciones opuestas, (casi) nunca neutrales.

Mi opinión sobre su filmografía se ubica en una zona indeterminada. Si lo juzgo solo por sus últimas tres películas: Inception (2010), The Dark Knight Rises (2012) e Interstellar (2014), lo único que puedo decir con certeza es que son filmes que no quisiera volver a ver nunca más. Y antes de que me condenen sus fanáticos más fieles: eso no es necesariamente algo negativo. Hay grandes películas que solo toleran una lectura (eso no incluye a The Dark Knight Rises, que fue lamentable en su totalidad).

No pretendo elaborar un argumento valorativo-definitivo sobre el Nolan y su obra, en este caso específico: Interstellar. Por eso, dado que una vez más ha dividido entre ‘buena’ y ‘mala’ a la crítica y a la audiencia, reseño esta nueva odisea espacial en dos partes:

(Se trata de una visión personal con la que cualquier lector puede discrepar. Y claro, contiene una alta cantidad de spoilers).

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Por qué es buena:

 

1. Es un viaje fílmico por el espacio a la altura de las mejores películas del género

Gargantúa, la mejor representación de un hoyo negro en el cine.

Gargantúa, hasta ahora la mejor representación de un hoyo negro en el cine.

Cuando me refiero al “viaje” no hablo del desarrollo de los acontecimientos ni del recorrido de los personajes (guion, argumento) sino a la sensación que transmite en el espectador la “inmersión” provocada por las imágenes del espacio proyectadas en una gran pantalla. No es nuevo, desde luego. Kubrick fue el maestro con 2001: Una Odisea al Espacio. Pero siempre, al menos para los que disfrutamos la ciencia ficción, un paseo por el espacio es algo maravilloso. Esa fue también, sin duda, la mayor virtud de Gravity. Una experiencia sensorial que reafirma la función inicial del cine como “máquina de ilusiones”

Imagen, sonido (o la ausencia de) y música hacen que Interstellar tenga escenas impecables. Y si le agradezco algo a Nolan es haber representado el viaje a través de un hoyo negro.

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

2. Replantea el tema de la extinción humana desde una perspectiva verosímil

Tampoco es algo nuevo. La extinción y el cine tienen una larga y desigual relación. Interstellar se desarrolla en un futuro indeterminado post y pre apocalíptico. La humanidad ha afrontado una crisis profunda provocada, entre varios factores supondremos, por el derroche de los recursos naturales. Es un nuevo mundo de austeridad, donde los granjeros son los héroes nacionales que luchan contra el hambre (el miedo al terrorismo parece haber sido superado).

Ese retrato del futuro, avanzado y artesanal al mismo tiempo (el boom tecnológico llegó a su fin y por lo visto las computadoras regresaron al teclado convencional y se mantuvieron así durante varios siglos), con fenómenos naturales que se producen a partir de la descomposición de todo lo que nos rodea (esos temibles huracanes de tierra), hace verosímil parte del argumento. Por supuesto, deja sembrada la moraleja que ya nos sabemos: le estamos haciendo un gran daño al planeta y, tarde o temprano, vamos a pagar las consecuencias (Wall-E ya nos había dado esa lección).

 

3. Porque la Teoría de la relatividad siempre será interesante

“Los héroes de Interstellar viven en carne propia uno de los principios más revolucionarios descubiertos hace más de un siglo por Einstein: la medida del tiempo es relativa, y depende (entre otros factores) del campo gravitatorio en el que se realiza la medida. Por ese motivo, para los astronautas sometidos a la intensa fuerza del agujero negro al que se aproximan, el tiempo se dilata muchísmo con respecto al que transcurre para los seres queridos que han dejado atrás en la Tierra”. Extracto del artículo Interstellar: ¿ciencia o ficción? publicado en el diario español El Mundo. Allí podemos leer varias declaraciones del astrofísico Kip Thorne, quien asesoró a Nolan y a su hermano (Jonathan Nolan, guionista) para validar (hasta cierto punto) los fenómenos que apreciamos en el filme.

Desde el tema del ‘agujero de un gusano’ como un atajo cósmico para llegar a zonas muy distantes del universo, la posibilidad de encontrar un nuevo planeta que reúna las características vitales de la tierra, la representación de Gargantúa como una de las más realistas que se ha hecho de un agujero negro y el escenario de una quinta dimensión donde se puede ver y alterar la gravedad. Interstellar plantea, sobre bases teórico físicas, un argumento ficticio que podría ser criticado en muchos sentidos, pero que no deja de ser interesante.

No obstante, resalto un elemento cinematográfico: la relatividad del tiempo en el espacio condicionada a la variaciones del campo gravitatorio es una herramienta de elipsis dentro y fuera del relato diegético. En este sentido, el recurso de la elipsis se vale del argumento mismo del filme para narrar en tres horas una historia de 30 años.

 

4. Por su edición

No hace falta explicarlo, y por algo este tipo de películas se elogian principalmente por sus logros técnico-artísticos. En este caso, el trabajo de montaje de Lee Smith es impecable. Al igual que la mezcla y la edición de sonido.

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

5. Por la emoción

Porque, a pesar de lo larga y de lo cursi, a pesar de que sea otro gran relato del héroe americano, a pesar de todo eso, no te aburre y te hace permanecer sentado en la butaca del cine atento a cada escena. Y, lo más importante, te emociona. Interstellar es una alta dosis de emotividad fílmica (quizás en exceso, pero Nolan es un director que siempre se inclinará hacia el exceso antes que al defecto).

 

Por qué es mala:

 

1. Un héroe forzado

Jessica Chastain como la adulta 'Murph' Cooper, heroína intelectual del film y la conexión emocional más importante del héroe.

Jessica Chastain como la adulta ‘Murph’ Cooper, heroína intelectual del film y la conexión emocional más importante del protagonista.

El cine es ficción, lo entendemos. Pero cuando la verosimilitud falla, no hay ficción que se sostenga. Me cuesta imaginar que el piloto de la misión espacial más importante en la historia de la humanidad fue escogido prácticamente al azar, porque un granjero llegó a una base secreta gracias a una alteración en el campo gravitatorio que, luego  descubrimos, él mismo creó. Ingenioso, sin duda. Pero, de nuevo, ¿sin saber nada de eso los científicos de la NASA confiaron su nave secreta a un piloto retirado que siembra maíz? El empeño de que el personaje de Joseph Cooper se amolde al arquetipo del hombre americano común y sencillo, un ex vaquero (por algo lo interpretó McConaughey) que sabe hacer con lo rudimentario cosas extraordinarias, termina siendo poco convincente. Y algo ridículo (ni hablar de la escena en que pone en peligro la vida de sus hijos, esos por los que sufre toda la película, para perseguir un avión automático).

 

2. Es cursi. Muy cursi

Entiendo que el amor puede ser un elemento subestimado en la evolución de la especie humana. Que, como tantas cosas indeterminadas en el universo, esa conexión entre dos seres vivos puede marcar una diferencia en el instinto. Lo entendemos y nos llama la atención toda teoría científica que intente explicar la noción intangible del amor. Pero, si ya se tomaron la molestia de asesorarse con un teórico físico para representar un hoyo negro, ¿por qué no ponerle un poco más de empeño en esta teoría del amor? ¿Tiene acaso sentido que la misión más importante de la humanidad no defina su rumbo exacto antes del despegue? ¿Y que la elección de un planeta dependa del azar, de la intuición de los tripulantes y de sus impulsos amorosos? ¿Seguimos hablando de personajes que trabajan en la NASA? Lo cortés no quita lo valiente, pero lo cursi si quita la seriedad de un argumento científico.

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

3. Matt Damon (y gran parte del reparto)

Un punto de acuerdo al que pueden llegar los que amaron y los que odiaron Interstellar es sus fallas en el reparto. Un reparto que de nombre pintaba muy bien (Hathaway, Chastain, Caine…) pero que en la pantalla tuvo un resultado desigual. El peor del caso es Matt Damon, un personaje innecesario y mal interpretado. La escena de la pelea entre este y McConaughey en aquel frío planeta está entre las peores y más tontas de la historia del cine.

Un error reciente pero constante en las obras del autor: últimamente Nolan ha demostrado ser un pésimo director de actores secundarios, en especial de los que se han llevado a casa una estatuilla del Oscar (Marion Cotillard y esa caricaturesca forma de morir en The Dark Knight Rises). Algo que sorprende cuando pensamos en el Joker que nos dejó Heath Ledger.

 

4. Patriotismo interplanetario… una vez más

Interstellar prometía muchas cosas y sembró las expectativas fílmicas más altas del año. Al final, aunque tiene elementos memorables, no deja de ser otro relato clásico del héroe americano, arquetipo del hombre sencillo que quiere a su familia y salva a la humanidad por el amor (y el patriotismo). La bandera de los Estados Unidos en un territorio extraterrestre como emblema de la conquista espacial posiciona a Nolan como el cineasta inglés más norteamericano de la actualidad.

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

5. Por la soberbia de Nolan

Ya mencioné antes que Nolan es un cineasta que se mueve siempre entre los excesos. Su interés por la psique y los límites de la mente, que también podría llamarse los límites de lo que nos hace humanos, siempre entre la ambigüedad de la moralidad y el instinto de supervivencia, se refleja en todas sus obras fílmicas, a veces de manera extraordinaria (Memento).

Desde mi perspectiva, el problema viene cuando no reconoce el límite de un argumento complejo. Que el espectador deba descifrar los hechos fragmentados como un rompecabezas es una gran idea. Que el espectador deba dar las mismas vueltas sobre un mismo eje abstracto hasta llegar a un punto caótico y sin sentido, es excesivo. Interstellar no es el film más complejo de Nolan, pero su empeño en abarcarlo todo, en arrastrar el argumento cósmico hasta un punto en que no hay teoría científica que sepa explicar lo que estamos viendo (simplemente porque ya no es ciencia, es fantasía), puede resultar ridículo. Y no me refiero solo a esa quinta dimensión donde Joseph Cooper fue capaz de intervenir en su pasado y ser su propio fantasma, también extiende hasta el exceso la duración de ciertas escenas donde los personajes corren un peligro inminente (‘Murph’ Cooper descifrando el código mientras el incendio que ella misma provocó se le viene encima, por ejemplo). Tanto melodrama cansa a cualquiera y provoca risas indeseadas. Quizás por eso -en la ciencia ficción- a veces es mejor no dar tantas explicaciones (una vez más, Kubrick fue el maestro que aún no ha sido superado).

Nolan es un cineasta con una visión muy ambiciosa. Pero a veces tanta ambición se trasforma en soberbia. Y así no se cambia la historia del cine, solo se prolonga tres horas más.

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Por Benjamín Gáfaro – @bengafaro

 

 

Título: Interstellar

Año: 2014

País: Estados Unidos

Duración: 169 minutos

Dirección: Christopher Nolan

Guion: Jonathan Nolan, Christopher Nolan

Cinematografía: Hoyte van Hoytema

Edición y Montaje: Lee Smith

Anuncios
3 comentarios
  1. Mauricio dijo:

    Sin caer en debates del tipo «La ciencia es un corpus en que se ha de ser riguroso en cuánto a la aplicación del método científico…» bla bla Blá, intuyo, amigo mío, que Nolan te hizo una de prestidigitador mañoso y te la encajó de vaselina.
    No entendiste para nada la utilización del fenómeno «Amor» como un componente físico-teórico del argumento. Ya que de éste se viene hablando hace rato y hay haaaaaarta literatura especializada respecto de él. Has de actualizarte.
    Concuerdo plenamente contigo en lo de Matt Damon. Mal, muy mal.

    • Es la segunda vez que veo esta película en la TV y, lamentablemente, también la segunda que me pierdo el principio. No soy una cinefila pero me gustaría comentar que, primero, estoy de acuerdo con el desaprovechamiento de algunos actores. Creo que Damon da para mucho más y no se si será fallo suyo solamente pero lo dudo teniendo en cuenta que uno se queda con ganas de un mejor Caine, también, y sobre este último diría que no se puede dudar de sus capacidades. Una filmografia como la suya le avala. Para el personaje de Damon debería haberse elegido un actor que no creara ya de antemano las expectativas que crea este nada más aparecer en pantalla.
      En segundo lugar, detectó “tiempos” en la película que se caen por su propio peso, pero tengo que reconocer que las dos veces me ha fascinado y me ha emocionado casi por igual, y creo que tiene que ver, para mi, con el poder de la idea germen, la espectacular y rigurosa imagen, y, sobretodo, por la música, la forma de administrarla, y por la bendita humildad y seriedad, tan pocas veces respetada, de ¡no inventarse un Espacio donde el sonido campe a sus anchas (a menudo ruido, más bien)!
      Y, si, es la historia americana de siempre, en su patriotismo, culto a las acciones individuales y el falseamiento de pretendidas moralidades y dilemas universales (¿hay alguna peli que no lo sea, hoy en día?) pero en esta, al menos, la trama no hubiera sido posible sin una Murphy cabezota, una Brad en el fondo idealista y colobizadora, o un papá mentirosillo y, después de todo, descreído de la “positividad”(Caine).

  2. mickey dijo:

    mmm… a mí me gusto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: