La Tumba y la claridad de la penumbra

Sebastián Torres. La mirada hacia el vacío

Sebastián Torres: la mirada hacia el vacío

Es difícil describir un objeto cultural. Siempre. Es aún más difícil describirlo a través de la palabra escrita. Ya Capote lo dijo y ha sido citado hasta el cansancio: escribir es autoflagelarse con un látigo. Tomo el riesgo, no obstante, y me atrevo a definir a La Tumba, primer cortometraje de ficción de Maru Morón Iglesias, con una sola palabra: ‘estremecedor’. No es una palabra muy especial, tampoco la más refinada. Pero es el efecto más deseado que puede generar una narración dramática: estremecer a la audiencia.

Cuando una historia agita la conciencia y  remueve las emociones, se podría decir que logró quedarse dentro del espectador. Este la asimila y la (re)interpreta, la relaciona con su propia existencia, y todo ese tránsito emocional puede resumir el placer de la tristeza fílmica. Llorar en la sala de cine como una catarsis que se comparte en grupo, en público y, aun así, como un acto íntimo que individualiza tu relación con la obra proyectada.

La Tumba estremece. Si la lectura se hace bajo el desconocimiento del contexto en que se concibió este relato, el impacto puede dirigirse hacia otros rincones de la conciencia… pero el golpe es inevitable. Morón construye con sutileza un espectro de cautiverio y degradación donde un oficial ejerce la disciplina por medio de la intimidación, la tortura y el castigo. El quebrantamiento de la condición del Ser, la imposición autoritaria del menosprecio. Y todo mediante una prolija composición cuadro por cuadro, donde la palidez del entorno carcelario causa más impresión que un pozo putrefacto.

Franklin Virgüez: la mirada del poder y del castigo

Franklin Virgüez: la mirada del poder y del castigo

Este uso de elementos mínimos dirige la concentración del espectador hacia cada personaje y los elementos que identifican dos partes de una desigual contienda. Sebastián Torres y la mirada vaciada de un recluso que se aferra a la dignidad como el último registro de su humanidad: ceder ante la tortura es aceptar la voluntad de lo inhumano, de la fuerza bruta sobre la individualidad intelectual. Dimitri Araque y Ángel López como los compañeros de celda que en un principio sólo son voces y pasan a ser cuerpos en la única escena de luz natural del film: donde un abrazo fraternal alienta a imaginar una ciudad más allá de los muros. Por último, Franklin Virgüez, como el general al mando que dirige la cruel coreografía hacia la pérdida de la cordura y representa, con cada vestimenta, los arquetipos de un poder gubernamental corrompido.

Dos libros, la Biblia y la Constitución, como únicas pautas posibles de lectura; la Diana militar como maquinaria de aturdimiento;  y una canción, Flamingo de La Vida Bohéme, como contra-himno que une las voces de los que no pueden verse. De nuevo: La Tumba es un relato de la tortura que puede entenderse fuera de contexto. Pero para los que conocen su origen y los que han sido testigos del nacimiento y desarrollo del horror durante las represiones de los órganos de seguridad del Estado Venezolano a partir del primer trimestre del año 2014, La Tumba es el testimonio de un conjunto de voces condenadas a permanecer bajo las penumbras.

Por Benjamín Gáfaro – @bengafaro

Título: La Tumba

Duración: 25 minutos (Cortometraje)

Dirección: Maru Morón Iglesias

Guion: Maru Morón Iglesias

Producción: Víctor Chacón, Maru Morón y Sebastián Torres

Música: Luis D´Elias

Fotografía: Fergán Chavez Ferrer

Edición: Rafael Rivera

Reparto: Sebastián Torres, Dimitri Araque, Ángel López, Franklin Virgüez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: