archivo

Clásicos

-¿Tienes miedo? -Todo el tiempo.

-¿Tienes miedo?
-Todo el tiempo.

Por un agradable juego de la casualidad –o del destino, aunque personalmente me cuesta creer en el destino- los últimos días he visto tres películas que abordan el tema de la pérdida de la inocencia infantil. No fue un propósito. No lo planifiqué como un ciclo particular. De hecho, una de ellas la vi sin tener previsto hacerlo, en unas de esas extraordinarias ocasiones en que alguien te invita a un cine foro que va a comenzar de inmediato y tienes el tiempo libre para asistir.

Read More

Anuncios
Y-Tu-Mama-Tambien-04

Por la carretera, entre la vida y el mar

Dicen que hay libros que se deben leer a cierta edad, que su recepción antes o después de ese “período ideal” hace que el impacto de la narración (o prosa, o versos) no sea el mejor. Por ejemplo, he escuchado que la “edad ideal” para leer Rayuela de Julio Cortázar son los 20 años. Lo mismo dicen de Los detectives salvajes de Roberto Bolaño (hay, sin lugar a dudas, algo mágico con los 20 años). El segundo lo leí justo a esa edad y puedo dar fe que fue un libro que me cambió la vida. El primero es una deuda literaria que aún tengo pendiente, les contaré después si también me cambia la vida a pesar de que no volveré a tener 20 años. Concluyo el punto inicial: la literatura funcionaría como el whisky pero a la inversa: es el lector quien llega a una edad perfecta para consumir cierto libro. Si esa edad se pasa, usted tiene toda la libertad de asimilar con más madurez la obra en cuestión, pero las garantías de satisfacción no estás garantizadas.

Read More